miércoles, 14 de noviembre de 2012

La rápida



Con menos frecuencia de la que me gustaría, y no por falta de ocasión, si no por lo variado de mis pasatiempos, visito blogs llenos de creatividad, buen gusto y elegancia. De la mano de sus creadores, viajo hacia urbes importantes, visito tiendas que parecen museos y locales que parecen tiendas. Luego, desconecto mi ventana glamurosa, apago el ordenador y dedico alguna tarde que otra a “hacer recados”.
Lejos de frecuentar lugares de arquitectura vanguardista regentados por personas arriesgadas y emprendedoras que han cumplido su sueño, yo voy a La rápida. El nombre en sí, ya es para morirse. No es en francés, ni en inglés, ni el Baúl de Fulatina, ni el Atelier de Menganita. Es La rápida, una zapatería de las de toda la vida.
Tras el mostrador, no hay piercings ni estética boho chic ni nada que se le parezca. La señora de la casa, con mandil de cuadros y junto a ella, otros tres miembros de la familia, hablan del pescado del día. Malasaña está muy lejos de sus pensamientos. Nueva York, ni te cuento.
No te obsequian con un Nespresso mientras esperas a que tomen nota en el ordenador de tus arreglos. Te preguntan qué quieres y tu nombre, y en una hoja blanca adhesiva, lo escriben, lo cortan con la mano y te lo pegan a la suela de tu sandalia, bota o zapato de donde ya no serás capaz de quitarlo nunca. Y si te van a poner suelas, lo pegan dentro y arreglado.
No tienen página en Facebook, ni cuenta en Twitter, blog o tablón en Pinterest pero tu calzado puede volver a parecer nuevo si pasa por sus manos. No hay ticket para ir a recoger tus zapatos ni te avisan por Whatsapp cuando han terminado con el arreglo. Esperas unos cuantos días, pasas por allí, dices tu nombre y como normalmente no encuentran tu calzado, atraviesas el mostrador y pasas a la trastienda. Allí, el zapatero, arregla zapatos. No es glamuroso. Ni siquiera está bueno. Es un señor, el marido de la señora del mandil de cuadros. Un zapatero de los de toda la vida, con mandil de plástico y uñas negras. No hay cajas de fruta pintadas de color mint, ni estanterías Expedit con bonitas cajas de mimbre donde los zapatos esperan cómodamente a que los vayas a buscar. Hay estantes de pared a pared con una clasificación sencilla: HOMBRE, MUJER. Y dentro de cada categoría, dos subgrupos: MARRON, NEGRO. Ahora ponte a buscar lo que has ido a recoger y si dudas, mira la suela. Esa pegatina es a prueba de bombas.
No te meten el calzado en una bolsa de papel kraft decorada con blondas. Probablemente sea una bolsa de Mercadona reutilizada lo que te acabes llevando. Luego pagas y te quedas a cuadros, como la bata de la señora, cuando te dicen el precio. Obviamente, no te han cobrado el Nespresso de recepción, las horas extras del personal ni la visión del zapatero mazizorro. Sólo es una zapatería. Arreglan bien los zapatos, cobran poco y además, en navidades, te dan a escoger entre el calendario de bolsillo de los gatos jugando con ovillos de lana (lo juro, siguen haciéndolos) o el del bombero semidesnudo. No tienes que colgarlo en tu muro ni hacerte seguidora ni entras en ningún sorteo. Vas, escoges y te lo llevas.
Después de tanto glamour virtual, tampoco viene mal una dosis de realismo y de naturalidad, para no olvidar quienes somos ni de dónde venimos. A mí, personalmente, me encanta La rápida. Y qué bien le sienta a la señora ese mandil de cuadros.

9 comentarios:

  1. Abril,me ha encantado!!!!!!!Ultimamente estamos rodeados de todas estas tiendas tan modernas que proliferan como hongos,y, desgraciadamente estamos perdiendo el comercio de toda la vida,el personalizadp,el especializado,sin tonterías,sin aditivos.natural como la vida misama.
    Me hya encantado ,como todo lo que escribes,como todo lo que haces.Me gustas tú!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he criado yendo a este tipo de tiendas. No digo que sean mejores. Sólo me resultan más cómodas.

      Gracias por la visita ;-)

      Eliminar
  2. Eso se llamo toda la vida "zapatero remendon".....¿todavia quedan?
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!! Y la carnicería con el carnicero de manos grandes y mandil ensangrentado. Como la vida misma!!

      Eliminar
  3. A que no sabias como llamaban a mi abuelo, que era cartero? El rapido!!!! jejejje y si Angela aun los hay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso el mote!!

      Bienvenida, otra vez ;-)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. I've just started following your blog. Nice learning about you and your interest in your child learning English in a natural way. And please, don't give up. I did and I'll
      always regret it.

      Thanks for popping in ;-)

      Eliminar
  5. Lo del calendario con los mininos juguetones es lo más.
    Intento apoyar los pequeños comercios siempre que puedo. Pero de vez en cuando uno cierra la persiana para siempre, y me maldigo por no haberle ayudado lo suficiente.
    5 besos de Leria ;-)

    ResponderEliminar